Corria el año...


El hecho de que haya ocurrido hace ya varios años no evita que, cuando lo traiga a colación mi mente dañada por maria, esa reminiscencia me haga sentir cosillas, como risa y un poco de ternura... ademas que vino a mi por la lectura de tu entrada patito.
Quien no se acuerda del primer beso, ese rose de labios, de comisuras, intercambio de saliva para quienes no se conformaron con solo tocar ligeramente, de las ganas de probar al ser amado y robarse la respiración el tiempo que fuere. Supongo que la mayoría de las niñas de mi edad (11) soñaba con el mozo ideal, el tan trillado príncipe azul, el galán de las ataranta-novelas o mínimo el niño “carita” del salón, ese que se las sabia de todas todas , mamerto por naturaleza y que no veía mas allá que su pequeño ego. Haaaaa!!! Pero Dispersa no estaba incluida en ese gran porcentaje, noooo!!! Dispersa contrario a todas, andaba metida en otros líos y no tenía tiempo, ni deseos de clavarse en esos pedos, porque ella (aquí un redoble por favor) ya lo había experimentado y de la forma que ninguna otra lo había hecho… Dispersa había experimentado en los labios de una niña y ya hacía tiempo de ello…

Para el año de 1993 Blanquita arribó a vivir cerca de donde mi casa, su padre era militar y por tal motivo se encontraban en constante movimiento. Al no haber muchas niñas en la colonia, mi madre pidió jugara con ella para que no se sintiera mal o ajena, la verdad no quería pues siempre me había parecido soso interactuar con ellas; para qué, si ya contaba con Arturito para los desmadres… pero como yo no era quien para refutar sus órdenes tuve que hacerla de “amiguita”. El inicio me costó un poco, puesto que cuando proponía: jugar con tierra, ella decía: muñecas, y yo con mi pinche miedo infundado hacia ellas, mejor optaba por algo neutral como pelota o jaladas de esas. El transcurrir de los meses hizo la “amistad” afianzara, ello alejo me un poco de Arturito (mi amigo, mi hermano, mi cuaderno, el niño con el que siempre me hicieron burla) pero yo encantada con Blanquita. Ahora jugábamos a la “casita”… siempre quiso ser la mamá, “ella y su rol” y yo no quería ser la hija; así que, muy cómodamente y de común acuerdo, fungí como padre, jejeje. Nunca me cambie de nombre y éramos Blanquita y C. felizmente casadas, sin hijos aclaro, llegarían con el tiempo, como toda pareja. En el juego no existía malicia alguna por ninguna parte, a mi me gustaba estar con ella y a ella le placía mi compañía. En aquel tiempo comenzaron a afectarme dudas sobre mi gusto por las niñas y la dichosa palabra. Jejeje, un día, esto si esta medio bizarro, construimos nuestra casa… y ahí ocurrió. Uno de tantos, 6 p.m. aprox., hasta la madre de correr, dijo a la casa. Todo era obscuridad. Me había cansado lo suficiente como para seguir, ella pidió otro ratito, de modo que, bien facilota, accedí. Pregunto si no iría a trabajar ese día, jejeje, tan chiquita y mandona!!!, cuando ya salía de la casa dijo y parece que lo escucho aun: “y mi beso?”....

Tengo sueño y mejor aprovecho, porque con mi maldita carencia nunca se sabe. Amenazo con volver y darle finiquito a esta historia.


Reitero las gracias a la ingente cantidad de mortales que cruzan por este su blog austero, y algo polvoso.

4 han dicho:

Nina Canuna | 27 abril, 2009 07:32

Si fuese en estos tiempos la historia, en vez de beso, la werca hubiera preguntado: "¿y mi rapidín?"

¡Es que ya son cada vez más aventa'os! Me consta, me consta.

Pos estoy ahora yo aquí.... y ya te agregué a mi lista, pa' que no le digan, pa' que no le cuenten.

Nos estamos divisando, werca.

¡Bechos!

Kaby Luli | 27 abril, 2009 12:07

jajajajajaja Inche Nina no masques!!!

Te voy a decir como me dicen a mi luego:

De onde sacas tanta pen...rejada!!!

Chale.

Dispersaaaaa!!!!

Tierna, tiernaaaaaaa la historia... eso es meterse bien en su papel jiji de ama :P

Saludines

Nina Canuna | 28 abril, 2009 17:00

¿Neta te dicen eso? ¡Pos qué tanto les andas diciendo, burrita!
No, no, no.... neta que te debo de dar unas clases de "endejadas 1, y endejadas 2"

Con examen y toda la cosa.

Dispersa.... oiga, una pregunta:
¿es usté la de la foto? Porque si es así, se le ve un moquito.... y veo que fue operada de las anginas.
:D

¡Bye!

Dispersa | 01 mayo, 2009 09:51

No se preocupe ahorita me lo quito, es que todavia lo traigo... ya sabe parte del look pandrosito.