Sucede que nunca puedo encontrar un titulo adecuado ni a las entradas ni a lo que pasa en mi irritada vida

Tengo miedo, hacia tanto y no sentía este tipo de temor que aunque parezca paradójico me agrada en demasía.

De unas semanas a la fecha no he podido dejar de pensar en alguien, una mujer. No tengo ni la más mínima certeza de lo que cruza por su mente cuando platica conmigo, no sé interpretar sus risas, ni su lenguaje. Suele ser concreta y eso me provoca mayor desazón. No me aventuro a "decir" que la quiero pero sí que se ha convertido en la causa de mi falta de atención. Los días transcurren monótonos como de costumbre, sin embargo cuando por azares llego a encontrarla me rompe el esquema, me vuelvo una vil papanatas, comienzo a actuar como si tuviera 8 años (no, alguien de esa edad actúa con más cordura que yo) tan irracional en ocasiones. Sus actitudes para conmigo me sugieren cosas pero no por esa tonta intuición voy a irme de nalgas diciendo o haciendo algo de lo que después pueda lamentar y arrepentirme, ¿será que siempre he necesitado la seguridad de algo para poder actuar en correspondencia? No lo sé.

Nunca pensé que una pregunta como: ¿Te la darías?, a la postre terminaría convirtiéndose en una respuesta como: "Quiero dármela" y en palabras para mis adentros " y no sólo eso, quiero conocerle cada uno de los recovecos que guarda su mente, quiero saberla, sentirla más allá de lo perceptible, quiero quererla, amarla no, solo quererla puesto que así no seré del todo vulnerable"

¡Vaya! poco a poco me convierto en un manojo de sentimientos sosos y a lo que más le temo parece se vuelve realidad. No quiero, me niego a sentir larvas por ella, que regresen por donde vinieron! si tan sólo supiera de donde...

¡¡¡Joder!!! que me está pasando.

2 han dicho:

Nina Canuna | 12 agosto, 2009 18:39

¿Pos quién chingados la tiene así, oiga?

Antes que nada, déjeme decirle que como que al principio abrió su corazón, y luego, ¡madres! que lo cerró de un pinche portazo.

No hay nada de malo en sentir algo bonito por alguien.... ¿qué se le cae si va y le dice todo lo que piensa? Hay que arriesgarse.... no siempre se va a tener la seguridad de que todo salga bien.... nel.

Pero a mayor riesgo, mayor va a ser la recompensa, ¿no?

¡bechos!

Dispersa | 15 agosto, 2009 22:07

Debo dejar de pensar tanto pues en ello se me van las horas.

Gracias.