Ayer

Todo sugiere que hoy no lloverá, pienso mientras me dispongo a colgar la ropa, mi ropa, que maratonicamente lavé porque ya no tenía limpia. El viento sopla fuerte en la azotea y el sol resulta ser acogedor pese a que detesto el calor. Mientras lucho con las pinzas, es decir porque éstas queden bien sujetas y no terminen aventadas por ahí y la ropa toda regadota volteo a mirar mi hombro izquierdo, sorpresivamente descubro un cometa, un papalote y no puedo evitar sentir una opresión en la garganta y un sentimiento muy grande de nostalgia. Los recuerdos vienen uno a uno, nos veo como en una tarde de hace ya 15 o 16 años:


Germán y yo corremos como locos tratando de elevar un papalote improvisado, de esos que hacíamos casi por inercia cuando nuestras madres se visitaban y no queríamos quedarnos a escucharles platicar o ver televisión. Me mira, le miro, sonreímos y le digo que sí con la cabeza. Salimos disparados a buscar lo necesario para emprender el proyecto. Una bolsa grande de hule, de preferencia transparente… revoloteamos la cocina de su madre una y otra vez hasta que le encontramos, las cosas no quedaron como estaban pero al menos los jitomates que se encontraban dentro de la bolsa permanecieron sobre la mesa y no tirados. Hilo, del color que sea pero que indique resistencia… Germán se muestra renuente a tomar alguno de los carretes que están en los cajones donde los guarda su mamá, no lo hará y termino por correr hacia mi casa, que se encuentra a tres cuadras de la suya, para hurtar uno de los de la mía. Dos varas lo suficientemente largas y ligeras que permitan y el papalote vuele, de ser éstas palos para banderitas no se elevará… algunas ramas de árbol servirán. Con el material dispuesto comienza la elaboración, tarea de dos. (Procedimiento que omito porque tendría que usar gráficos)…después de 20 min casi está listo, la bolsa quedó tensa junto con las varitas, bien sujetas con hilo azul cielo, hacemos los cruces simétricos de cuerda para poder amarrar la hebra final que guiará al hilo que alimentará la travesía por los aires… un momento, hemos olvidado la cola, un papalote no puede volar sin cola ¿por qué? No lo sabemos mas debemos buscarle una de inmediato, que no sea tan grande pero tampoco muy pequeña y al final de esta, una piedra para estabilizar y… listo!!! Hemos hecho nuestro papalote número… número… qué más da, terminamos!!! Después de varios intentos fallidos porque comience a subir podemos mirar con júbilo que nuestra obra burda, surca por el cielo del pueblo donde vivimos…frente a su casa… en la calle vemos como una vez más tras casi hora y media de vuelo compartido terminó atorándose en los cables de luz o bien en ese árbol seco que nos ha robado otros tantos. Oscurece poco a poco y la visita/platica7chisme de las madres ha terminado “Uds. Sieeeeempre con sus papalotes, ¿Qué no se cansan?” nuestras sonrisas de complicidad que se traducen a “mañana lo volveremos a hacer”


Hace 10 años que la tierra te tragó y aun no concibo la idea de que te hayas ido así, tan abruptamente, sin decir adiós, sin decirme adiós. No puedo evitarlo, aun lloro cuando veo esos objetos balancearse por el cielo y sólo guardo la esperanza de que seas tú quien lo sostiene en tierra… me prometí jamás olvidarte por tooodo lo que compartimos, por la circunstancia, por el destino que conspiró e hizo nos conociéramos y degustáramos de la infancia, de nuestra infancia… formas parte del pequeño cúmulo de los buenos recuerdos… hasta el sitio donde te encuentres: ESTRUJOS, ESTRUJOS MUCHOS, GERMÁN

y me quedo pensando...(me gusta la jardineria)














A veces me pregunto si mi estrés es o será proporcional al tamaño del pasto, ya que solo lo corto cuando me siento sumamente "hasta la madre" y me percato que éste ha crecido de manera considerable. Claro que no falta la ocasión que lo haga conminada por la autoridad de la casa... y por si alguien se lo pregunta no realizo trabajos a domicilio pero podría intertarlo si la paga fuera buena o en especie ja!

Insistencia, según yo infundada.


Deambulo por una calle, la veo a lo lejos y no sé si quiero que se acerque pero lo hace. Hace preguntas y comentarios del día anterior, o más bien de hace algunas horas… la miro y no puedo soltar una sonrisa, me parece hasta cierto punto, absurdo todo lo que dice (insiste de manera tonta que bailé sobre una mesa) vuelvo a reír y comenzamos a caminar. Estoy conociéndole en otro contexto y no hay duda alguna, no deja de sorprenderme pero jamás cruzaré la línea, soy jota y qué??!!. Me quedo mirando unas cosas y ella se adelanta, o se va en su defecto. Compro rápido, no soy de las personas que se tardan pensando en que adquirir (lo veo y lo compro, ya después suelo arrepentirme pero solo sucede pocas veces)… a avanzado unos 10 metros, voltea y pregunta si me espera, le alcanzo y continuamos caminando. La visibilidad, pese a existir algunos focos, no resulta ser del todo suficiente, el aire frio comienza a calarme y me arrepiento de no haber llevado otro suéter, voy algo absorta pero comienza su interrogatorio, indaga sobre si se estaba vendiendo marihuana o alguna droga en el sitio donde estuvimos hasta hace algunas unas horas. Suelto una carcajada

- o sea, ¿Ud. piensa que soy una drogadicta o un perro policía que detecta sustancias prohibidas?

-Jajaja claro que no!!! Pero pensé que eras conocedora.

-sea como sea, no percibí olor alguno, ya ve que me pusieron a cuidar las bolsas, ¿no? Ni tiempo para darme cuenta.

-Jajaja cierto! Pero después te perdiste, cuando pregunté por ti quien sabe donde andabas.

Continuó riendo por la sarta de tonterías que solía decir de cuando en cuando. Dijo y solo faltaba yo para poder marcharnos. Llegó el transporte nos llevaría cuesta abajo, una camioneta de redilas. Durante la travesía, un camino algo tortuoso, continuó solicitando que (yo) podría darle respuestas en cuanto al asunto de las drogas, insistí que me era ajeno el tema y volvió a retomar aquel el del baile sobre la mesa

-no Mtra., ese tipo de lugares no me agradan ya se lo había dicho, demasiada gente para mi gusto y eso de bailar pues nada más no. Quienes si lo hicieron fueron ooootr@s!!! (dirigiéndome a ella).

-¿Te estás burlando?- y me propina un golpe en el brazo.

-Ouch!!Claro que no!!! Jijiji.

Me gustó verle así, tan despreocupada, tan sonriente aunque fueran tonterías por las que lo hiciera, sugirió y volteara a mirar las estrellas cosa que no hice porque preferí voltear hacia el vacio que se podía observar al lado del camino. Quizá y no sea que me guste, quizá y pueda ser algo de admiración pero como justificar el hecho de ponerme nerviosa cuando le tengo cerca. Por cierto que durante el “viaje” de cuatro días no perdió la oportunidad de darme golpecillos en los brazos a la menor provocación =S =S =(, ese tipo de actitudes las tomo sólo cuando alguien me cae relativamente bien, ¿será que ella practica lo mismo, o solo me agarro de saco de aserrín?

Y como no tener una sonrisa en el rostro cada que escucho a esta buenísima banda, con uds. Hellow Seahorse!



Cortina burdelesca*

Últimamente tengo ganas de hacer nada, o más bien hago nada. Ha llovido todos los días de la semana, de los cuales me he mojado tres; traigo como un conato de gripe: amanezco con algo de flujo nasal, me duele el cuerpo y me siento mal en todos los aspectos. De pronto me percato que mi amada monotonía ha dejado de serlo… ando más amargada que de costumbre, salgo temprano de casa y no regreso sino hasta las 8 o 9 de la noche, es como si no quisiera estar más ahí, prácticamente solo llego a dormir ¿Qué que hago en el tiempo que permanezco fuera? Pues bien, he estado yendo a la escuela y acudí a unas ponencias que me dejaron un buen sabor de boca, pese a que llegué a quedarme en un sueño muy rico en dos de las mismas. Aunado a ello he estado en casa de Alo, compañera-comadre-conocida de la cual he hecho mención en otras entradas, ya sea para echarme en su sillón, en su cama y escucharle hablar de su teoría de que todos “los hombres son unos pendejos” ya que, según ella, los hay de dos tipos, es decir, los pendejos que se consideran pendejos y aquellos que no se asimilan como tal pero que lo son en sí, bueno algo así y no sé ni para que carajos se esmera en explicarme si sabe muy bien que a mi na´mas no me gustan.


Supongo y la estadía en su casa nos sirve de terapia, ella no se siente sola y me platica sus pedos y yo, yo escucho, con intervenciones ocasionales que más bien son chistes malos que la hacen reír siempre. Jajaja el otro día estuvimos escuchando canciones de “la leona dormida” que patéticas y en luuuunes!! Hágame usté el favor!!!


Estrujos y gracias muchas a quienes pasan…

* En su cuarto tiene una cortina roja que le da un toque muy acogedor a la estancia y no, no tiene mucho que ver con la entrada pero me acordé

De Hegel y otros mortales.

Caminando por la calle...

Sobrino Enclenque: Oye Dispersa!
Yo: Que...
SE: verdad que "Perlita" si es hija de Don Cangrejo?
Yo: mmm... quien?
SE: Perlitaaaa!!! la de Bob Esponja!!
Yo: Aaaahh!!! Aaaaaah!! Aaaaaah!!!
SE: Que?!
Yo: como cojones va a ser su hija si es una ballena y el un cangrejo, mas bien sospecho y es adoptada.
SE: Si verdad?
Yo: Pues claro, donde se ha visto a un cangrejito dandose a una ballena, o sea dimensiona a una... ya? semejante animalón con un 'che animalito, pues nooooo!!! Por eso te digo, a de ser adoptada.

20 segundos de silencio

SE: Nooo que!! si es su hija.
Yo: Mmm... aaahs!! apurate!

Nada se rompió, todo sigue intacto, ni fracturas hubo en el incidente, me siento bien.


A veces las mentiras pueden durar hasta 3 años pero no más, acepto que contribuí a ellas por no molestar, por una comodidad nada cómoda, por temor a herir aunque me doliera, por ser frente a ellos y dejar de ser frente a él, por un sin número de cosas que en este momento no recuerdo. Quizá el mayor error que pude haber cometido sucedió aquel verano de 2006 cuando lloré junto a ti, quizá no debí, quizá no debí... de alguna manera comprendías o tratabas de hacerlo y eso me agradaba, por fin tenia a alguien con quien compartir mi lado visceral, por fin tenias a alguien que confiara en ti... si tan sólo no hubieras confundido las cosas, si tan sólo yo las hubiera aclarado, si tan sólo...


Supongo y a partir de todo ello comenzaste a maquinar la idea que existía algo "bonito" entre ambos, ya que sólo contigo me sentía segura y te lo hice saber... mala interpretación de palabras probablemente, nunca las disipé... y después ya éramos, o al menos tu lo decías pues siempre lo negué, como todo en mi vida.


Abrazos vacíos, besos que siempre me parecieron repulsivos, charlas agradables, toquines, yerba, vodka, cerveza, mezcal, caminatas idiotas, madrugadas en tu casa, cine puerco e histórico, donación de sangre, silencios profundos, viajes frustrados, clases de bataca al aire, mucho ruido en tu cuarto (Skatalites, Lost Acapulco, Doors, Creedence, Sepultura, Amon amarth, Pantera, Asesino, Black Sabbath, chavela Vargas, José Alfredo Jimenez, etc, etc.) nuestro repertorio era grande, museo de la memoria, los pulques con "el Don", los quesos procesados por ti, mis jetas cuando algo no me gustaba, o sea siempre, el Tigre (bar), la vieja culera que hizo nos perdiéramos por 2 horas, mi impuntualidad, tus atenciones que me desesperaban, nuestra ida al Vikingo´s y la protensidad perdida, mi desagrado por la cursilerías, tu empeño de regalarme cosas a lo cual me acostumbraste, tu cara de tarado cuando no sabias que me pasaba y mi jeta de "nada que diantres me puede pasar", los tiras, la paranoia de todos tras fumar en la calle, los churros improvisados, tu abuela, tu familia, tu mamá!!!, tu prima, tu temor a mis hermanos jajaja, mi temor hacia tu abuela... tanto, tanto, tanto y a pesar de ello había nada. Te cagaba que dijera éramos amigos y no entiendo el por qué si eso siempre fuimos.


Supongo, supongo, ¿por qué mierda siempre supongo?... que no fue el mejor modo de decirte ya basta de farsas ( via msn y no estaba conectado). Cierto no quise enfrentar la situación pero que más da, ya lo hice y me respondiste con un tienes razón, adiós.


Indudablemente tendremos que vernos en alguna ocasión pero por el momento quiero evitarte lo más posible, quiero acostumbrarme a ya no decir "dile que no estoy", " no, no, no me lo pases". Estos 4 meses sin vernos me han hecho bien, me hicieron pensar y repensar que mereces a alguien y que conmigo sólo pierdes el tiempo, lo perdemos, lo perdimos.