Permiso, permiso, permiso.

Las más de las casas por las que he pasado estos últimos 3 días despiden ese olorcito desagradable que produce el incienso. En cada hogar “alguien” ha invitado a sus familiares extintos a pasar y degustar, o bien “atascarse”, según el apetito de los mismos, de lo que se ha dispuesto para él, ella o ell@s...

Hoy le dije a mi madre “pues si estuviera muerta no regresaría a visitarlos hasta que no quitaran el incienso”, rió por la tontería argumentando que hasta muerta seria chocante (creo que tiene razón).
Y tras esta situación me quedé pensando… pensando que a pesar de que en casa no se lleve a cabo esa tradición, poner ofrenda o altar, por cuestiones religiosas, de mi madre obviamente, en el fondo a mí, a mí me gustaría hacer una; ya sea porque me agrada la colocación de cada una de las cosas, ya sea porque es una costumbre muy arraigada en el ideario mexicano, o bien por el más puro romanticismo. Confieso mi escepticismo ante estas usanzas pero el solo imaginar a un ser incorpóreo haciendo arribo a lo que en algún tiempo fue su casa, su espacio, su vida, vida, me provoca cierto embeleso y un dejo de tristeza. Tristeza porque ahora que lo pienso bien, no tendré un sitio al cual llegar cuando me den luz verde en el purgatorio para salir, puesto que también tendré derecho, ¿no?

6 han dicho:

Alma Rosa | 02 noviembre, 2009 19:06

el incienso tampoco es de mis olores queridos... me dan ganas de vomitar!!!!!


acá también en la oficina olía y olía y seguía oliendo eso ya grrrr segura estoyq ue tampoco quiero llegar, cuando muera, a un lugar en donde lo enciendan porque seguro les saco la vuelta o no los dejo encenderlo.

a mi si me dieran permiso de salir un ratito, le jalaría las patrullas a varios y a otros les jalaría otras cosas jojojooj.

sería un ánima muyyyyyyyyyyyyyyyy tocadora eso que ni que!!!!

:D saludos a tu amá ella si tque te conoce jejejeje..

un abrazoooo

P@tO | 03 noviembre, 2009 06:05

Pues vas a casa de mi Awela no? Jajajajajajaja!
Creo que serás más que bienvenida a degustar de todo aquello... Ya ya le dije que ahí estaré, viva o muerta, nomás pa´ chingarme sus cosas que pone jaja!...
Abrazooos!

Renacuajo | 03 noviembre, 2009 20:24

Recordé que casi todos los domingos mi padre quema una servilleta y la deja en el lavabo... No sabemos bien por qué, pero lo hace.

Nos damos cuenta porque huele hasta nuestros cuartos. Le he preguntado que por qué lo hace, y me dice "Nada más"
Por supuesto que lo hace por algo, pero no nos quiere decir.

Me gusta que se sigan haceiendo las tradiciones en México, me gusta el día de muertos.

Que te vaya bien.

Anónimo | 04 noviembre, 2009 12:31

hola dispersa:)
esta chido tu blog

aLeVoSia | 04 noviembre, 2009 20:06

Ashhh es horrible el olorcito y yo que vivo en un pueblo bicicletero imaginate!!!! hoy no me oude quitar el olorcito de la nariz

Dispersa | 04 noviembre, 2009 21:46

Alma: Es una mala percepción mía o se acaba de proyectar bien feo, jajaja naah! es broma, es broma "Alma tocadora".

P@to: Ssssss le digo que así como su awe le deberíamos de hacer tooodos. cual dolor, cual sufrir, jajaja.

Renacuajo: Jajajaja aaah que tu papá y sus "Ritos domingueros". sabes, a mi también me provoca algo de curiosidad costumbre tan extraña.

Anónimo: Ps gracias por el cumplido, está medio ñero el blog pero se hace con cariño y algo de dedicación (uuuuuy si!, como no!)

Alevosía: Verdad que si? es bueno saber que no soy la única que alucina el incienso.

En resumen se deberían proponer ofrendas con olores alternos, algo así como a manzana verde, brisa tropical, vainilla, etc, etc. no? Quemar marihuana, digo para agarrar esta cuestión de la espiritualidá, digo sugerencia al fin.

Por sus comentarios, Gracias!