¿Qué pasa cuando le dices a una amiga que la quieres mucho, que la has extrañado como no tiene idea y que bien a bien no puedes identificar el motivo, todo esto con el antecedente de ya saber ella que te gustan las mujeres?

Nada. Ella entiende que una persona bajo el influjo del alcohol puede decir demasiadas tonterías juntas en poco tiempo (10 min). Ella sabe que el que hayas pendejeado a su novio tiene un dejo de verdad, es un pendejo. Ella y tú hablan a la mañana siguiente y ríen de lo hecho para llegar a la conclusión de que no duda que la quieras porque ella también siente aprecio por ti. Le pides disculpas pero solo atina a decir “Weeey! Ten cuidado, imagínate si le hubieras marcado a Fulanita (mujer que no, no, no, no, no, no me gusta nada, nadita, naditititititita) No chingues! ya te estarías retorciendo del arrepentimiento jajajaja”

2 han dicho:

Alma Rosa | 28 noviembre, 2009 10:53

ser una amiga así o tener una maiga así... no tiene precio.. ahora entiendo porque la quieres mucho :)

P@tO | 01 diciembre, 2009 09:13

Hey! cuando ese tipo de cosas pasan ya ni esconderse debajo de una piedra es bueno...
Pero que gran amiga tiene usted...
Besosss!