Heroína.

Siempre me ha resultado fácil hacer la compra en el mercado común y corriente, nada de precios como $5.99 kg, $25.70, $3.75 y un largo etc. que todos saben. Prefiero esos costos redondos, así ni me hago bolas a la hora de hacer la suma y a veces hasta pilón dan, bueno eso me han contado. Por lógica y en ese entendido, detesto ir al super porque nunca falta que una toma algún artículo con “x” precio, continua la compra, llega a la caja y zas! que no costaba eso, aaahs! Como me enoja eso.


Hoy, particularmente hoy acompañé a mi hna a dicho lugar, supermercado pues. Miramos por aquí, por allá, viboreamos a una fulanas, mire a dos que tres de buen ver, etc. etc. Al llegar a la caja, pasar las cosas y disponernos a pagar se suscitó algo que en lo personal me resultó incomodo.

Vieja cajera: $67. 20

Mi Hna. hurga en el monedero saca un billete de $100 y se lo entrega a la susodicha.

Vieja cajera: tendrá $10?

Hna.: mmm… aguarde…- busca cambio -
le doy $7.20 y me regresa $40

Vieja cajera:
Son $8

Hna.:
en la suma total dice $67.20.

Vieja cajera: No, son $8 – ya con cara de pocos amigos.



Para este punto no pocas personas veían la escena. No sabía qué hacer, si moverme y hacer de cuenta que no la conocía; quedarme y exponer mi punto de vista, o bien decirle que ya nos fuéramos. Opté por quedarme y no decir palabra.


Hna.: Pues le voy a dar $7.20 porque eso es lo que está marcando – más enojada que la cajera.

Vieja cajera.: por 80¢!?

Hna.:
Pues sí, por 80¢!! porque a Ud. no le gustaría que le estuvieran descontando de su sueldo, verdad?


Al final tuvo la razón quien la merecía, mi hermana. No sin haber recibido unas miradas bien ojetes por parte de la cajera, cuando nos íbamos.

Y es que tiene toda la lógica del mundo, la cajera no te perdona 20¢ pero si te puede robar, con todo el descaro que pueda existir, 80. Creo que esas situaciones se presentan más a menudo de lo que imagino. El que existan monedas de pequeñas denominaciones, 10 y 20 ¢, permite que sea posible recibir cambio de ese tipo, no habiendo necesidad de redondear, a veces si, pero tal como pretendía la tipeja esta pues no!. También existe gente que no le gusta traer moneditas o pilas de botón como les nombro, pero de que se clavan las moneditas, se las clavan y por ahí versa un refrán “ de poquito en poquito, te roban en las tiendas” o algo así.

En suma, pienso que todos deberíamos pedir NUESTRO cambio, o bien que estas personas lo entregara tal cual es, en fin. No creo que mi hna. se haya visto pinche, más bien que hizo lo que yo no hubiera podido, por eso hoy 22 de diciembre de 2009 se ha convertido en mi heroína de la vida cotidiana.

PD. Abusados con los cambios, y más con los de temperatura.

3 han dicho:

Alma Rosa | 23 diciembre, 2009 06:15

si de que las hay las hay... yo por eso aunque digan que soy coda pido mi feriecita y digo no al redondeo, porque ya en eso se me jue mucho mucho dinero y si junto muchos de 20 centavos acabalo luego pa la gasolina... se ocupa quien defienda nuestros derechos deeeefinitivo


besosssss

Renacuajo | 23 diciembre, 2009 10:24

¡Bien hecho!

Me recordó a mi madre. Ella dice que no es justo que las cajeras te reclamen hasta por 10 centavos y que cuando el problema lo tienen ellas, ahí ya no dicen nada.

Bien chulas ellas.

Que te vaya bien.

Nina Canuna | 23 diciembre, 2009 22:14

A mí me caga que me anden redondeando quesque pa' ayudar a x causa.... siendo que la maña que tienen éstos es que juntan todo el pinche dinero, y luego se los descuentan en los impuestos que pagan....
Digo, sí está bien en ayudar, pero bien se puede hacer aparte, y no ayudar a éstos weyes que lo hacen pa' beneficiarse....
Y cuando dicen de que "disculpe, no tengo feria", yo les digo: "no te preocupes, que yo tengo tiempo suficiente para que la consigas".
Así que se la pellizcan conmigo.
A mi Mac le cae gordo que sea así.... y a mí me cae gordo que sean abusivos.

He dicho.

¡bechos, werca!