Carencia de palabras.

Que extraño resultó fue haberla encontrado. Cuando menos sentí ya la tenía frente a mí, a escasos 3 metros, de modo que ya no pude huir o evadirle.


- ¡Hola! ¿Cómo estás? ¿ ya saliste de la escuela? ¿Ya trabajas?

- Sí, en octubre del año pasado y en cuanto a emplearme no, aun no- respondí tratando de no ahogarme

-¿Por qué ya no quieres saber nada de mi eh?

-sentí un balde de agua fría recorrerme la espalda- No, nada de eso.

- Y ¿entonces?

-Lo que pasa que en este momento no tengo tiempo, ya voy algo retrasada, esa costumbre de llegar tarde aun no se me quita, ya sabes... adiós.

- Sí, adiós- frunciendo el ceño.


Como pude crucé la calle y caminé más aprisa, intentando no voltear hacía donde estaba pero alcancé a ver que algo le decía a su "amiga" de mí, situación que no me quita el sueño.
No le pedí su numero, tampoco pregunté por cómo ha sido su vida durante este año que transcurrió y en el cual supuse se había marchado a otro estado.

Era inevitable y casi profético que nos encontraríamos algún día, sólo que no tenía contemplado que fuese hoy.

Nota: si se pregunta quien pitos es esa mujer píquele aqui

¿A qué hora sales por el pan?


¡Uuuuuuuuy! si ud. amable lectora viera la carita que pongo cuando veo alguna pelicula en la cual aparece esta mujer, no, no, no podría tacharme de libidinosa pero Dispersa no es de palo; y si bien ella es grande no me importa que me pegue, jiji, o también que me termine de criar, sirve y crezco otros 5 cm.




Pd. Si conocen a mujeres con características similares no duden en presentármelas